Institución Educativa Cristobal Colón

Tu puedes decidir “Saber HACER en Matemática”.

Matemáticas

Aprender a Decidir inicia desde que nacemos explorando el mundo a nuestro alrededor, después decidir se convierte en algo más complejo, debemos pasar por encima de nuestros quereres y tomar la decisión que ayude a muchos,   esto no es un hecho simple, imposible de aislarlo del entorno y de la vida, es una acción compleja que aprendemos por ensayo – error y que poco a poco se nos vuelve una habilidad y como toda habilidad se puede mejorar, por eso Decidir, Saber Hacer, nos permite APRENDER.

Bienvenidos.

Muchos de los libros y materiales que he adquirido y utilizado en los últimos 20 años en mi labor como maestro, muestran un interés por ser herramientas que nos ayuden con los estudiantes en su proceso de adquirir un conocimiento significativo sobre tal o cual asignatura, pero lo importante no esta en estos textos…

lo importante se encuentra en nosotros mismos… y nos tenemos que dar cuenta de esto!

¿COMO ESTUDIAR MATEMÁTICAS?

«No me gustan las matemáticas, no he nacido para esto, para qué me sirve este curso, estudio una carrera de letras para no ver números, estudio horas y horas y salgo mal en los exámenes, no entiendo el curso, estoy mal en el curso, entiendo lo que me explican y en los exámenes no sé que hacer, memorizo ejercicios y no puedo desarrollar los de los exámenes, no entiendo lo que el profesor me explica, estudio en grupo y no me funciona, me falta tiempo para estudiar, etc.» 

Si en alguna ocasión ha pasado por tu mente alguna de las ideas mencionadas anteriormente, debes leer esto. 


PARA INICIAR

Si eres capaz de leer estos párrafos,  eres capaz de estudiar exitosamente matemáticas.

Las matemáticas como cualquier otra rama del saber se puede aprender y además este aprendizaje se da como por arte de magia. Magia, porque aunque uno no crea que pueda hacerlo, la realidad es que siguiendo un proceso y ciertas indicaciones, nuestras mentes pueden aprender lo que se desea.

Es importante iniciar por esta última palabra, si una persona no desea, no quiere, no tiene la disposición para realizar algo, ese “algo” nunca se dará y mucho menos como se tiene que dar.

Un ideal fantástico para un mal estudiante sería: No estudiar,  comprender y tener éxito. Esto no existe.

Pero la verdad es que los que tienen éxito, disponen de una comprensión mayor y aunque no la tengan, hacen ciertas cosas que los demás no saben o no hacen o no quieren hacer. Esta comprensión no es sobre Matemáticas.  Ellos han podido interpretar que al dar un número de pasos secuenciales en el proceso de estudio se comprenderá y por ende se será exitoso.

Muchos estudiantes son exitosos pero no se dan cuenta de los pasos que han realizado para ello, pero lo que la mayoría de las veces se da es que un estudiante estudie, comprenda y tenga éxito.

Hoy queremos contarte estos pasos, que son reales, precisos, sencillos y que te permitirán iniciar en un proceso de comprensión de ¿Cómo estudiar matemáticas?.

Supondremos  que se quiere, que se desea,   estudiar.  Cualquier otra opción, no es opción.

CUANDO EL OBJETIVO ES PASAR Y NO COMPRENDER

Muchos de los estudiantes que he tenido,  quieren tener éxito en su estudio en matemáticas y realizan esfuerzos  en muchas cosas,  estos esfuerzos son motivados solamente por lo que denominamos QUERER PASAR;  ese éxito es relativo porque se centra en solo eso en querer pasar pero no les interesa mucho entender ni mucho menos comprender.

Su deseo por pasar es tan grande que se frustran cuando el rigor del control por parte del maestro demuestra que no se tiene la comprensión necesaria para ello.  Tenemos otros ejemplos de estudiantes que en forma mediocre han PASADO, pero que su comprensión es mínima, sus objetivos se han centrado en eso… solo PASAR y los esfuerzos que no se realizaron abren una brecha, aun mayor, en el siguiente curso, frecuentemente hasta caer en bajo rendimiento.

Por  eso si has estudiado continuamente para adquirir una comprensión,  las valoraciones son  lo de menos,  porque los desempeños superiores siempre llegarán.  Las evaluaciones  son sólo para comprobar que estás aprendiendo y poder  modificar lo que se esta haciendo mal.

Si sólo estudias para pasar un examen, de pronto lo logras, pero sólo estarás resolviendo la dificultad inmediata.

Por eso arriesga por comprender, por saber hacer, porque es lo único que servirá para lo inmediato y lo futuro.



PROCESO DE ESTUDIO CONTINUO:

Todos los procesos que existen tienen prerrequisitos es decir cosas o acciones que ya deben estar. Para nuestro caso son: Querer estudiar, deseo que se demuestra por el ambiente de clase que ayudo a formar, tener todos los recursos para realizarlo (cuaderno, lapiceros, lápiz, borrador, material bibliográfico, etc.), comprender la forma de comunicación entre los estudiantes y el maestro en una clase y poder enfocar su atención a voluntad.

Es de recordar que los temores por hablar, por preguntar necesitan quedarse en otro sitio porque sino el proceso se interrumpe  y aunque no necesariamente se corta, si se retrasa. El maestro se demorará mucho más en ayudarte  si tu no hablas,  no preguntas o no muestras tu trabajo.

El proceso de estudio se puede resumir en un primer paso que denominamos CLASE en el: Atiendo,  entiendo y comprendo todo lo que pueda, tanto en conceptos como en proceso matemáticos,  esto quiere decir que pregunto lo que no entiendo, hasta el más mínimo detalle de lo que se plantea en el salón.  Se necesita  consignar con un orden y aseo de óptima calidad que permita después, leer y comprender lo que se vivió en el salón. 

El proceso de consignar se inicia normalmente como dictados, reproducciones del tablero pero no se puede quedar en esto, necesita ser pulido a tal punto que además de reproducir la clase del maestro se apunten o resalten los puntos críticos y de decisión sobre conceptos y procesos, esto es lo que puede marcar la diferencia entre tener éxito o no.

Se tiene un segundo paso o momento que hemos denominado CASA en el: se revisa lo visto en clase, se realiza la tarea o ejercicio que el maestro ha propuesto en clase y nos preguntamos: ¿Qué aprendí hoy?, ¿Qué hice bien?, ¿En qué tengo todavía confusión?, ¿En que necesito ayuda? 

Si se necesita ayuda se busca en libros, internet, padres o acudientes y si no se tiene éxito,  copio la(s) pregunta(s) o la(s) situación(es) para poder planteársela(s) al maestro al día siguiente aunque no se tenga clase. 

Y finaliza y se inicia otra vez el ciclo en un tercer paso que denominamos CLASE, en el: se resuelven las preguntas de la última clase y se inicia otra vez el proceso.

Cada una de las partes de la clase que el maestro de matemáticas propone debe ser entendida, comprendida y ejercitada,  en general lo que denominamos: ser estudiada.

Este proceso es cíclico, es decir, termina solo en el momento en que el estudiante comprende y demuestra con sus valoraciones y su rendimiento que ha comprendido lo propuesto, para después iniciar otro ciclo.

COSAS QUE  NO SE PUEDEN DEJAR DE HACER

Un maestro  programa su clase en forma estructurada en lo referente al contenido y a los pasos que se necesitan seguir para que tú comprendas, lo que no programa es que tú no quieras hacerlo. Es poco lógico. Sería como si tu llegarás a un restaurante pagaras por un alimento y no te lo comieras, pero además  estuvieras ahí, mirándolo o no,   sin arriesgarte a probarlo  y si el mesero no tiene “suerte” te dispondrías a tratar de no dejar comer a nadie en el restaurante.

En este proceso de “clase” los estudiantes  necesitan movilizar cierta atención y darse cuenta de que lo hace.

Típicamente un maestro puede empezar su orientación, su «clase» por innumerables formas pero los estudiantes exitosos  comprenden que su éxito depende de cuanta atención dispongan a esa clase.

Parece sencillo pero en la practica nosotros los maestro vemos a diario cuando un(a) joven por el más insignificante motivo se distrae, se va de ese lugar, no existe en ese momento.  

Tratamos de traerlo, de enfocar su atención pero si él no se da cuenta de ello, nunca podrá recuperar el tiempo perdido.

Por eso las clases tiene momentos de pura atención  y otros momentos donde esta puede estar en otra situación, como consignar, preparar, etc. En los momentos de atención es  donde se pueden resolver casi todas las dudas, donde los procesos  pueden ser comprendidos, donde las preguntas pueden surgir  en donde se inicia con un preconcepto y se termina con un concepto claro y coherente. Donde todas las palabras utilizadas en clase pueden tener sentido.

No es lo mismo presenciar una clase con estas condiciones a estar en ella de cuerpo pero de mente  no.

Y aún más,  estos estudiantes exitosos saben que es urgente ponerse al día si no se ha podido asistir a clase, a comprender lo que se vio en ella y lo que ellos no entienden.

COSAS QUE FRECUENTEMENTE SUCEDEN

Llegas a casa y olvidas cerrar el ciclo de estudio, no repasas no realizas  en el momento tu tarea o ejercicio planteado por el maestro y/o lo dejas para después.

No realizas tu proceso en el tiempo adecuado de autoevaluación y mucho menos preparas tu próxima clase. Si lo quieres hacer después ya ha pasado  tiempo y has podido olvidar los detalles,  por eso lo recomendable es que se realice en el mínimo tiempo posible después de haber recibido la clase.

Los maestros nos hemos encontrado muy frecuentemente que nuestros estudiantes no tienen un horario, un programa de estudio y se movilizan de forma aleatoria, al azar entre sus responsabilidades.

Muchos, la mayoría,  tienen intereses deportivos, artísticos en escuelas de formación y no cumplen con los tiempos de estudio y/o refuerzo en casa. Aunque para muchos son tiempos mínimos  estos son de vital importancia en el proceso de estudio.

La diferencia es abismal entre un joven que realice su proceso en casa y uno que no lo haya realizado. Este joven se atrasa y atrasa al grupo. Nos encontramos a diario con estos jóvenes y nuestra tarea se convierte en una labor titánica.

Lo que se aprecia es que son jóvenes sin el prerrequisito indispensables para estudiar: querer hacerlo.

Varios de ellos, al final del año escolar, tienden a asustarse por lo no realizado  y se movilizan, pero es tal el volumen de información y de procesos que se han dejado de desarrollar que la dificultad para ponerse al día en forma óptima es  gigantesca. Es común que busquen ayuda pedagógica en profesores externos con clase particulares  en tiempos  records que les permita nuevamente pasar, pero el daño ya esta hecho. 

 Obviamente se puede salir de la situación pero se necesita de un esfuerzo mucho mayor que el de haber iniciado el proceso de estudio desde el principio, lógicamente  el pago de estos descuidos se trasladan a comprensión y tiempo.

Nuestro grupo de trabajo en la Cristóbal Colón  esta capacitado y nos permite ayudarte, DECIDE, SABER HACER.